domingo, 29 de mayo de 2011

Textos no lineales o hipertextos


Algunos ejemplos de hipertextos son los siguientes:
“EL JARDÍN DE LOS SENDEROS QUE SE BIFURCAN” Jorge Luis Borges
Este libro del autor argentino es considerado uno de los primeros en los orígenes del hipertexto en la literatura, al igual que el libro “Rayuela” de Julio Cortázar.
En él podemos ver la analogía que se hace entre la historia y el hipertexto. Comencemos por caracterizar al hipertexto. Es multilineal y multisecuencial; el lector es activo; el hipertexto no permite una voz unívoca; permite hacer más personal y más significativa la lectura; el texto está conectado entre sí por nexos que forman diferentes itinerarios para el usuario.
De esta manera el lector puede elegir qué es lo que quiere leer de acuerdo a sus intereses, sin necesidad de esperar o de mantener una secuencia o lectura lineal. Esto es lo que permite al usuario ser activo, ya que no sólo realiza la lectura, sino que también realiza la búsqueda mediante los nodos y nexos que conectan la lectura del hipertexto.
El texto de Jorge Luis Borges es considerado dentro del campo del hipertexto, ya que la lectura permite que el lector vaya encaminándose a un laberinto que presenta el autor en el que se permite descubrir la trama y desenlace de la historia, centrada en un agente de la policía alemana que es espía encubierto. Así se va desencadenando una trama que permite al lector elegir cual es el rumbo de la historia y cómo terminará la misma.
Rocío Rueda y Antonio Quintana proponen los ambientes educativos hipertextuales con los que se pueda privilegiar el aprendizaje y a su vez, que éste sea significativo tanto para el aprendiz como para el docente, de tal manera que no sólo se pueda acceder a usar la tecnología, sino que también se apropien de ella y produzcan contenidos y otros usos, materiales y objetos tecnológicos.
Los componentes de los ambientes educativos hipertextuales son: los actores (docentes y alumnos) que son los productores de hipertextos y favorecen la participación desde sus intereses y motivaciones; los procesos, la producción que hace posible las interacciones de los sujetos con la información.
Tal vez el ejemplo de “El jardín de los senderos que se bifurcan” no quede claro o no cumpla con las características de la lectura “Creando hipertextos”, pero encontramos otros posible ejemplos de hipertextos que nos permiten ser partícipes tanto de la lectura, como de la dirección hacia la que se quiere ir con la información. Uno de estos ejemplos se encuentra en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes que permite hacer búsquedas de acuerdo al área de literatura o especialización, así como la caracterización de los usuarios, es decir, que tiene material seleccionado para cualquier público, incluyendo cuentos infantiles.
En cuanto a la creación de hipertextos, podemos encontrar los blogs y foros que se crean dentro del aula de clases. Por ejemplo, el blog de Pedagogía Contemporánea para la clase lo creó la profesora Patricia Ávila con el objetivo de hacer partícipes a los estudiantes y que éstos aportarán lo más significativo de las exposiciones que presentaron los mismos alumnos, de acuerdo a los pedagogos más relevantes dentro del ámbito educativo.
Así se hacían aportaciones de acuerdo a una pregunta estratégica de aprendizaje y a la vez, el contenido era multisecuencial, pues no se tenía que ir de acuerdo a un orden lineal, sino que podía seguirse una ruta de acuerdo al interés de cada alumno.
Finalmente, en el texto de Rueda y Quintana nos hablan de la importancia de los mapas conceptuales pues estructuran los conceptos fundamentales y los nodos que permitirán la conexión entre la información.  A su vez, estos mapas conceptuales permiten estructurar estrategias de interacción, como las hiperhistorias que son una herramienta que contribuye a fortalecer la escritura y así, la creación de hipertextos se diseñan a partir de objetivos que pretenden crear interacción y participación activa entre los actores principales: alumnos y docentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada